Compartir

Prueba de audiometría

La audiometría de manera genérica es una prueba que sirve para medir o para darnos información de la audición. Aunque la audiometría como la conoce la mayoría gente es la audiometría tonal (enviar pitidos con un dispositivo y el paciente dice si los oye o no), existen muchos tipos de audiometría, y una única prueba NO nos da información parcial del estado auditivo de una persona. La información total solo la podemos obtener mediante la combinación de varias pruebas. Por ese motivo, cuando en un gabinete profesional nos referimos a hacer una audiometría, en realidad nos referimos al conjunto de pruebas que nos permitirán obtener el mejor diagnóstico de la audición que estemos buscando.

El número o el tipo de pruebas que cada uno realiza lo selecciona en función del caso y del paciente, y éste no tiene porqué ser el mismo para todos los pacientes ya que en cada caso se puede buscar un objetivo diferente. De hecho, llevado al extremo, una misma prueba realizada por un médico ORL y por un audioprotesista puede parecer diferente, ya que aunque sean muy parecidas, solemos buscar cosas distintas.

Una audiometría de audioprotesista básica debería constar de al menos tres pruebas:

1. Audiometría tonal

Es la prueba más conocida. Consiste en enviar sonidos al paciente y nos tiene que responder si los oye o no. Se debe de hacer por vía aérea (oído normal) y por vía ósea (a través del hueso). También se debe realizar un umbral de molestia, en el que el paciente nos indique cuando le empieza a molestar el sonido. Esta prueba nos da información acerca de la profundidad de la pérdida auditiva, el tipo de la misma y su origen dentro de la vía auditiva (transmisiva por un problema en el oído externo o medio, perceptiva, por un problema en la cóclea o nervio auditivo o mixta)

2. Audiometría verbal

Esta prueba, siendo poco conocida, es la más importante en nuestra opinión. Se realiza enviando palabras al paciente a diferentes intensidades, y las debe repetir correctamente. Nos da información sobre como utiliza el paciente sus restos auditivos, y nos va a marcar el pronóstico de la adaptación, de ahí su importancia. A una misma audiometría tonal, puede haber pacientes que tengan una buena audiometría verbal y pronostiquemos un caso de éxito o pacientes que tengan una mala audiometría verbal y su capacidad de aprovechamiento de la prótesis esté limitada, incluso desaconsejemos su uso.

3. Timpanometría

Se realiza con una sonda que introduce una presión en el tímpano y mide su movilidad. Nos indica el estado del oído medio, o si hay una otitis o no. Sirve para saber si el sonido está llegando o no a la cóclea adecuadamente, y en caso negativo, si lo que ocurre es reversible o no.

La combinación de estas tres pruebas le permiten saber a el audioprotesista como está la audición del paciente, pudiendo con ésta información diagnosticar y prescribir la prótesis más adecuada para cada caso y anticipar su probabilidad de éxito. En nuestro centro le ofrecemos la posibilidad de realizarse esta batería de pruebas de forma gratuita y periódica para que podamos controlar su audición y aconsejarle en caso necesario lo más adecuado para usted.

Fecha: 29/11/2018

Artículos relacionados

Implantes cocleares

Hoy en día, el implante coclear es una técnica muy avanzada de sustitución funcional del oído, se recomienda en casos donde los restos auditivos no permiten el rendimiento adecuado con el uso de audífonos.

Leer más

Los problemas auditivos más comunes y como solucionarlos

La audición es un sentido extremadamente sensible, sobre el que no tenemos mucho control, ya que solo podemos alejarnos o acercarnos a la fuente sonora o limitar el tiempo que estamos expuestos a

Leer más

Conozca su salud auditiva de manera gratuita
con una prueba de audiometría y diagnóstico pediátrico en el centro de Zaragoza

PEDIR CITA GRATUITA